Y entonces...

La semana pasada fuimos a un campo en el partido de Patagones, sobre la costa del río Colorado. Hacía dos semanas que habíamos colocado cámaras fotográficas en ese campo ya que nos habían señalado varios eventos de predación por parte del puma. Cuando llegamos al casco de la estancia, el hijo del propietario nos recibió con la noticia que habían capturado y matado a un puma dos días antes de nuestra llegada. Fue una triste noticia. Pero no nos sorprendió. En la región del Sudoeste Bonaerense las pérdidas económicas, producto de las predaciones del puma sobre las ovejas, son preocupantes.



El ejemplar era una joven hembra que, según el propietario, ya hacía una semana que ingresaba al potrero de las ovejas matando un total de 9 animales. La predación se produjo durante el día cuando las ovejas se encontraban sueltas en el cuadro y sin ningún animal guarda (algunos productores utilizan burros y/o perros como guardianes del ganado). La provincia de Buenos Aires sigue sin un plan acorde para solucionar, o al menos enfrentar, la problemática de las pérdidas económicas por parte del puma. Se sabe que está prohibida su caza, pero los productores, al no saber qué hacer para evitar las bajas, optan por matarlos. Tampoco existe un programa de capacitación donde se instruya al ganadero en el uso de animales guardas o de buenas prácticas de manejo, como el encierre en corrales. ¿La solución? Políticas ganaderas concretas que asistan al productor frente las pérdidas, pero que a su vez protejan a las especies "dañinas" de la extinción local. Solo de esa forma podremos lograr una convivencia pacífica con la fauna nos rodea. y ustedes, ¿qué piensan? M&N

Comentarios

Mauro y Marijo ha dicho que…
totalmente de acuerdo!
Que tristeza las fotos!
Mauro y Marijo ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por el autor.